viernes, abril 19, 2013

Tarde Primaveral de Fixie

Este martes, aprovechando la semana que estamos teniendo por el norte, después del año de locos que hemos tenido con lluvia casi todos los días, aproveché para hacer algo que tenía ganas de probar desde hace tiempo, probar una bici fija.
Cuando compré la bici “pequeña” (La BH negra de aluminio que compré de segunda mano para ciudad y el dia a dia) ya contemplé la posibilidad de hacerla fixie (o fija), pero nunca había probado el tema más que 5 o 6 metros que ya me parecieron una locura…pero la verdad es que ayer ya pude probar una en condiciones y la verdad es que tuvo su gracia.
Fue un trayecto corto para probar, 30km en total, Bilbao-Getxo ida y vuelta llaneando por la ría, donde pude aprender unas cuantas cositas…
Lo primero, una breve explicación, básicamente la peculiaridad de una fixie o fija es eso, que es fija. Esto es, no hay cambios, no hay frenos, no hay nada que no sea imprescindible para andar en una bicicleta. No hay cambios, por lo tanto siempre vas con el mismo desarrollo sea subiendo, bajando, llaneando, a favor del viento o contra él (en el caso mío de ayer, un 46-16 que es bastante durete). No hay frenos, o al menos, no como los conoce normalmente un ciclista. No existe un mecanismo que pille la rueda y la frene (hay algunos que llevan un freno por si acaso, en el caso de la que me dejaron a mí, no tenía ninguno), sino que la llanta de la bici va unida al piñón, y éste a su vez unido al plato por la cadena, y éste a su vez unido a las bielas, y por último estas “unidas” a nosotros por las piernas. Por lo tanto, la velocidad de la rueda está ligada a la velocidad de las piernas en todo momento, y aquí es donde está la gracia, porque, si quieres estar en marcha, tienes que pedalear, no tienes más descanso que el que te proporciona la inercia, que es alimentada a tu vez por tu no-descanso, la pescadilla que se muerde la cola. Y para frenar el funcionamiento es igual, cuanto más lento se pedalee, más lento irá la bici, cosa que cuando llevas inercia, se complica, y tienes que hacer fuerza a contrapedal para frenar la rueda, o bloquearla (yo conseguí hacer algún derrape pequeño, pero es complicado, sobre todo con un desarrollo “tan duro”).

Muelle de Churruca al sol en Fixie (sin frenos)
La verdad es que es una forma bastante interesante para entrenar. Es un ejercicio intenso y no da pie a holgazanear. Sin embargo, aún no me arriesgaría a callejear con una fija, pero pretendo hacer alguna salida más de carretera para pasar alguna otra tarde divertida.

0 comentarios:

Publicar un comentario