jueves, octubre 22, 2015

Bilbao Night Marathon 2015 - 1/2 Maratón

La verdad es que me cuesta empezar un poco la crónica, aunque se perfectamente como acaba...destrozado. Creo que el problema es buscar una excusa para justificarme...allá va, a ver si cuela.

La idea de la media maratón nocturna era hacer un entreno para la maratón de Donosti que llega el mes que viene, ritmo 4:40 y comprobar pulsaciones etc...pero el resultado cuando juntas falta de entrenamientos, un compi de equipo que va a probar a hacer sub 1h30, el hecho de que al hacer la inscripción la hiciera pensando en ese objetivo y, la gota que colmó el vaso, algún ser sin alma que publicó el mítico vídeo de Frodeno de Asics a 2 horas de la salida. Ahí es cuando decidí dejar el objetivo de 4:40 a un lado y jugármela a hacer sub 1:30

Parte de la representación de Trirunners en la Bilbao Night Marathon


Arkotxa, el compi que compartía objetivo...salimos los dos, sin apenas calentar, 120ppm y sin sudar, se ve que estos días a vueltas con la garganta y fiebre a vueltas se hacen notar más allá del festival de ibuprofenos de esta semana...Salida, kaos predecible, pero se va en condiciones la verdad. Primer Km a 4:18, a Arkotxa le marca 4:23, pero vamos más o menos dentro del ritmo (4:17 para hacer 1:30h). Segundo Km por gran vía, veo que viene Gonzalo lanzado, por encima del ritmo que había dicho, y veo que voy perdiendo a Arkotxa...prefiero frenar un poco ya que me sale que el segundo Km ha salido a 4:07, freno un poco y miro pulsaciones: por encima de 190...espero que vayan bajando.

Para cuando llego a Moyua voy solo, no veo ni a Gonzalo ni a Arkotxa, ni a la liebre de 1:30...no se si va por delante o por detrás, así que ya desde este punto hago un "de perdidos al río" y pienso en las palabras del CoachEtxeza de "el corazon va mejor a unas pulsaciones constantes que con cambios de ritmos". Obviamente me miento como nunca, no tiene pinta de ser bueno mantener pulsaciones tan al limite de la FCM. Pero hoy es un "Kiss or Kill", he hecho la apuesta y ahora no vale echarse atrás.
Medias y máximas en el Garmin

Gonzalo me da caza ya en el primer avituallamiento, y me engancho a el durante unos Km pero para el Km 10 ya se me va escapando, voy unos 20 segundos más lento (42:46 min) y sigo con la media de pulsaciones por encima de 190, la segunda parte va a ser la consolidación de un pacto con el sufrimiento.

La segunda parte se hace más dura aún que la primera. Si bien en la primera hay una pendiente maja, la segunda es plana, pero aparece un enemigo repentino, viento y algo de lluvia.
Por fin en uno de los giros de 180 grados veo a la liebre de 1:30, aunque como me confirman unos metros más adelante, ha debido empezar bastante más fuerte (reventando a varios corredores por el camino), con lo cual no es una referencia muy fiable...sigo fiandome del Garmin. Tengo 20minutos para ir hasta recorrer la ría 3 veces...y en el Km 18 vuelvo a hacer la vuelta más lenta...se me atraganta esta zona, la misma donde peté el año pasado en la maratón.

Arranco de nuevo viendo que me estoy durmiendo y quemo ya el último cartucho apretando lo que puedo hasta meta, modo visión de tunel, ya apenas veo a quien me anima. Finalmente el crono marca 1:30:50. Confío en la desorganización de la carrera una vez más y en que han medido metros de más, cosa que se confirma según veo la distancia total 21,44Km y es de las mediciones más bajas que se oye en la cola del guardarropa...
Al llegar a casa, revisando la actividad, sale que hago record personal de media maratón (real) en 1:29:07...una bonita manera de autoengañarse (o no).
Sorpresa al ver que entraba a 2 segundos de la tercera del podio femenino de la media maratón

La verdad es que justo antes de salir lo comentaba con Gorka, no quería quedarme en tierra de nadie. O hacía entreno de calidad bien, o ponía toda la carne en el asador...pero no quería quedarme ahi en la nada o acabar petando en mitad. La verdad es que estoy contento con el resultado, no por haber hecho sub 1:30 que puede ser más subjetivo o poner pegas...sino por haber dado mi 100%. Literal. Creo que nunca había sufrido tanto en una carrera, en el sentido de poder ir exprimiendome al máximo durante toda la carrera (si que ha habido veces que lo he pasado peor pero por otros motivos). Esta capacidad de sufrimiento queda totalmente plausible en la frecuencia cardiaca: 191ppm de media y 198 ppm máxima. Como referencia, mi umbral anda por las 170ppm...siempre sube algo en carrera y al estar medio enfermo...pero creo que si que di lo máximo de mi mismo.

Gráfico Ritmo VS. Frecuencia cardiaca. Al menos se ve que el ritmo se mantiene regular en toda la carrera.


Ahora a recuperar del todo, sorprendentemente estoy entero pese a haber hecho dos carreras muy fuertes la misma semana, la BKT de Bakio y esta. De cara a las próximas carreras ya en noviembre.