lunes, junio 20, 2016

Triatlón olímpico de Laredo [Crónica]

Es raro, llevo cuatro años compitiendo y resulta que nunca había hecho un triatlón con drafting...salvo los dos supersprint del primer año...que eran más pachanga que otra cosa...luego me di cuenta de que no era así, el segundo año hice aquel de las Wild Wolf Series, que también era con drafting y me hice el 80% de la bici solo...jajaja en fin, lo que si que apuntaba es que iba a ser mi primera competición, pero una vez más, como por arte de magia, libré la lluvia.

Concienciandonos antes de la salida y cediendo un poco el gorro. Foto de Urko Villanueva

Empezamos con el agua, salida fortísima, como siempre, no se como ni porqué, pillo un sitio privilegiado en la salida, y en menos de un minuto estamos ya por la bocana saliendo del puerto. Vamos un grupo de 4 o 5, y no veo a nadie más delante..."Pablo, vas muy fuerte", pero sigo apretando unos metros más, hasta ya bien salidos del puerto, donde vuelvo a tener la sensación de hace dos años: O yo voy mal, o la gente se pega mucho al espigón...la última vez, aposté por unirme a los del espigón, y resultó ser un error, así que mantengo la ruta que considero buena, pero bajando ya a un ritmo más asequible, dejo escapar los pies, y empiezo a ver que la línea recta no es la más rápida.
Me como toda la corriente de salida a la contra, hasta la primera boya, donde el oleaje es elegante, daban los datos meteorológicos que olas de unos 2m...sinceramente, no lo se, pero es una buena montaña rusa, no recuerdo haber nadado con tan mala mar...y realmente se hace notar. Llego a la T1 en 26 minutos, cuando siempre nado por debajo de 25 (sobre 23 aprox).

T1 rápida y montamos un grupetto a la salida, casualmente, los tres que salimos juntos llevamos 3 CBK, una negra mate, y dos azul celeste, y el cuarto, resulta que lleva ruedas CBK, ni a posta.
La bici va a unos ritmos fuertes en el grupo que vamos formando, no obstante no salen unos datos de potencia demasiado altos, 216W de potencia normalizada. Pero se hace notar que en las subidas, o aprietas y te quedas solo...
Ya llegando al último giro, en la segunda vuelta surge el imprevisto, y sinceramente, me echa por tierra el plan. Vuelvo a tener un tirón en el Psoas como en la Bilbao-Bilbao, y pierdo al grupo. Asumiendo que lo que me queda voy a ir solo, decido mantener los vatios en torno al 95% del FTP, esta vez si, quiero correr fuerte.
Llegada a la T2. Foto de Urko Villanueva

Llegamos a la T2, y empieza la fiesta, transición rápida (36 segundos) aunque mejorable, y salimos a correr.
Me siento bien, corriendo no me molesta el Psoas y empiezo a medirme, primeros kilómetros a 4:05 o cercanos, las pulsaciones no van nada altas (para mis datos habituales...), asi que opto por mantener el ritmo, y la primera vuelta va sobre ruedas. Voy a las mismas pulsaciones que en la maratón de donosti, y los ritmos van casi 40 segundos por debajo cada Km, se ve que hemos hecho buen trabajo en la pretemporada.
Encarando los últimos 3 Km del sector a pie. Foto de Urko Villanueva
Entre el gel con cafeína que me meto en el Km5 y los ánimos de la familia aparecida por sorpresa mantengo el ritmo, incluso me la juego a apretar un poco en algunos cachos por debajo de 4min/km, así es como me gusta correr, sentirme fuerte corriendo hace que me venga arriba, mañana es la MDK, pero eso será problema del futuro Pablo, hoy no vamos a reservar nada.

Firmamos el sector a pie de 9,40Km con 38minutos clavados, ritmo medio de 4:03 así que mi estado de animo esta por las nubes. entrando en meta en 2:24:56.

Llegada a meta captada por Urko (también jajaja)
Venía a recuperar confianza para el tri de Vitoria después del batacazo del Bilbao Triathlon, y me voy con un gran sabor de boca, Laredo nunca defrauda, y esta vez no iba a ser diferente.
Con el trabajo bien hecho volvemos a recuperar a casa pensando en los 2500m de nado que nos esperan mañana, esperemos que con mejor mar que hoy.