jueves, septiembre 01, 2016

1 de Septiembre

Uno de Septiembre, otra vez, y no se me ocurre fecha mejor para parar, coger aire y replantearse muchas cosas. Siempre he dicho que tengo 3 fechas claves a lo largo del año, donde me paro, echo un pasito atrás y miro las cosas en perspectiva: Mi cumpleaños (12 de Junio), nochevieja y el 1 de septiembre. Y de hecho, el que más suele cuajar suele ser es último día. Sin ir más, lejos, hoy hace exactamente 6 años desde que me dio el punto y decidí que aquella caña iba a ser la última vez que tomaba alcohol durante una temporada...y hasta hoy. Además, es el mismo día que me estrené en un triatlón hace 4 años en Zumaia.
Semana intensa en fiestas de Bilbao...

¿Y porqué de pronto me da por hacer un parón? Pues porque noto que las cosas no van como deberían, porque en 10 días es el Half de San Juan de Luz, y he decidido, por segunda vez en esta temporada, rechazar una prueba a la que estaba inscrito. No es fácil dejar pasar una prueba así como si nada, pero no he hecho los deberes. Me he dedicado a desentrenar más que a entrenar desde Vitoria, y se que no voy a disfrutar la prueba. Toca cambiar el chip, aceptar lo que hay, y evitar perder más. Toca hacer borrón, olvidarse de ese objetivo (de momento), y salvar los muebles de lo que está por venir: La maratón de Valencia.

Parar, coger aire, visualizar nuevos objetivos y trabajar para llegar a ellos

Más de dos meses de trabajo constante centrado sobre todo en correr, lo cual me va a venir bien para el hombro, porque estaba notando que se estaba empezando a cargar demasiado incluso estirando bien, etc...
Con ganas después de estos meses de despiporre, empezar de nuevo la rutina, y dejar que las cosas fluyan.
Estrenamos mes, estrenamos pretemporada y estrenamos ciclo nuevo, así que toca concienciarse de que hay que estrenar también baterías cargadas.

#GoGoGo
Buenas horas de atletismo que toca meter ahora hasta la maratón de Valencia

0 comentarios:

Publicar un comentario